Cuando necesito sentir de nuevo mi alma, flotando e integrada en un todo… vuelvo, como un autómata empujado por su programación, a la lectura de los sonetos de Shakespeare.

Por suerte para la humanidad Bob Wilson jugó con los sonetos del Bardo e hizo magia con ellos.

 

Wilson creó un espectáculo para el inconsciente que, sin prisas, avanza hasta el corazón, se disuelve en un líquido emocional e inunda el alma.

Soneto 29 de William Shakespeare

Cuando siento el rechazo y la obcecación de mi sociedad
y en soledad me duelo de mi posición marginal
y sueño y deseo y sé entonces que el esfuerzo no sirve
y me contemplo y lamento de ser quien soy
deseando tener más fuerza para ser otra
deseando ser mejor compañía para disfrutar de amistad
deseando el talento que no tengo, la libertad que me falta
nada de lo que me ocupaba con contento logra consolarme.
Pero si con estos pensamientos casi de desprecio por mí misma
ocurre por fortuna que pienso en ti, entonces mi tristeza plomada
se alza al alba como en la emoción de un primer vuelo
dejando atrás la tierra oscura, cantando libre en el espacio que acoge
pues pensar en tu amor es conocer tal alegría
que no podría nunca cambiar mi vida por ninguna otra.

Sonnet 29 by William Shakespeare

When, in disgrace with fortune and men’s eyes,
I all alone beweep my outcast state,
And trouble deaf heaven with my bootless cries,
And look upon myself, and curse my fate,
Wishing me like to one more rich in hope,
Featur’d like him, like him with friends possess’d,
Desiring this man’s art and that man’s scope,
With what I most enjoy contented least;
Yet in these thoughts myself almost despising,
Haply I think on thee, and then my state,
Like to the lark at break of day arising
From sullen earth, sings hymns at heaven’s gate;
For thy sweet love remember’d such wealth brings
That then I scorn to change my state with kings.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.